La novela de las 7: Capítulo 5

Los primeros días en Montevideo fueron alucinantes. Era un jugador en una mesa de póker: cada día barajar y dar de nuevo; tenía una estrategia y me sentía, porque no decirlo, con la suerte del principiante.

Ana me había recibido como a un príncipe. Con unas pocas preguntas supo que me iba a quedar bastante tiempo y no titubeó en darme una habitación privada, separada del resto de los cuartos, una que antes solo había dado a amigos. Encima, aceptó que trabajara part-time atendiendo el mostrador; me decía que estaba veterana y que ya no podía con todo, que si venía mucho público junto le agarraban los calores y se ponía toda colorada; eso al turista no le gusta, no paraba de repetir. ¡Ana es un show!

La cuestión es que en el hostel me aseguraba la vivienda y la comida, no tenía que gastar en nada, y hasta me sobraban unos pesos para darme algún gustito. En lo único que tenía que preocuparme era en buscar a Carina.

De ella solo sabía que trabajaba en un liceo de Montevideo, como profesora de Filosofía. Por tanto, salía todas las tardes con un puñado de esperanza en cada mano, a recorrer los liceos que Ana me iba diciendo. Caminaba las calles creyendo ver a Carina en cada rostro de mujer que cruzaba, y entraba a los salones con esa fantasía boba de que el «amor» la interrumpiera en plena clase. Sin embargo, a medida de que las chances bajaban, no podía evitar sentir ese temor que te dice que todo es en vano.

Los días fueron pasando como pasan los dedos las hojas del calendario. Y Carina no se permitía aparecer, Carina no se disponía a transformar mi locura en una posibilidad concreta. Por tanto, no tuve otra opción que, poco a poco, transformarme yo en algo concreto; empecé a aceptar lo que tenía, empecé a disfrutarlo. Mi amistad con Ana y con todos los del hostel era tan real como aquella noche de Chicago, como aquella cerveza de Chicago, como aquel cruce de miradas; hoy, de alguna manera, Carina sigue estando conmigo.

Adam, Adriana, Adriana, Carolina, Felipe y Laura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s